Logo

Campesinos, los principales protagonistas en el ordenamiento de la tierra

Líderes y lideresas del Semillero de la Tierra y el Territorio participaron en la construcción del plan de actividades de comunicación con que la Agencia Nacional de Tierras multiplicó en las comunidades su mensaje sobre el ordenamiento rural.

 


Pobladores rurales de los corregimientos Guachaca, Bonda y Minca, en Santa Marta, se han capacitado con la Agencia Nacional de Tierras para explicarles a sus comunidades en qué consiste el Ordenamiento Social de la Propiedad Rural.

Noviembre 1 de 2018

La Agencia Nacional de Tierras llegó a Santa Marta con un objetivo claro: trabajar con la comunidad en el Ordenamiento Social de la Propiedad Rural para formalizar los predios de la población y organizar el territorio, elementos clave para construir un campo con equidad, legalidad y emprendimiento. Por esta razón la máxima autoridad de tierras de la nación le dio la vuelta a la forma de operar en la que los campesinos debían acudir a la entidad y empezó a acercarse a las zonas rurales para garantizar una atención rápida y efectiva.

 

En aras de cumplir con este propósito nació la estrategia del Semillero de la Tierra y el Territorio, que se constituye como uno de los pilares para darles participación a los pobladores rurales, porque son quienes verdaderamente conocen su espacio geográfico, la historia y los conflictos, con el fin de promover la coincidencia en la información y la solución acertada a sus necesidades.

 

Esta forma de abordar el ordenamiento rural contempló que los habitantes del campo brindaran información valiosa, real e importante para actualizar las bases de datos de las tierras del país; además, que fueran capaces de multiplicar y difundir el mensaje de la Agencia de Tierras para los campesinos que desconocen su forma de intervenir y el enfoque comunitario.

 

José Cárdenas, líder de La Tagua en Minca, asegura que es una oportunidad para aprender de la mano de la Agencia y alimentarse del conocimiento sobre la organización del territorio.     “Es un punto importante de partida, porque la comunidad había perdido la confianza en las instituciones (…) ahora la Agencia Nacional de Tierras trae un buen propósito para con el campesino, se está mirando cómo ayudarlo para hacerlo propietario de su predio”, añade.

Fotografía de trabajo social de la Ant con la comunidad de San Rafael en Ovejas Sucre
Representantes veredales de Santa Marta han participado en cinco sesiones de capacitación sobre el Ordenamiento Social de la Propiedad Rural.

Por ello, como partícipes del ordenamiento, las comunidades empezaron a capacitarse para fortalecer su conocimiento en los temas rurales, las rutas de atención y los modos de operar de la Agencia, los trámites de conflictos, la confluencia de las formas de ordenamiento, las restricciones y condicionantes del territorio, las entidades relacionadas y otros conocimientos ofrecidos en las sesiones de capacitación en las que mes a mes los líderes y lideresas se van cualificando para compartir lo nuevo y ponerlo en práctica en su comunidad.

 

De esta forma los miembros del Semillero de la Tierra y el Territorio se convirtieron en comunicadores del propósito de la Agencia y a través de acciones comunitarias como la fotografía, el periódico mural y la canción colectiva se posicionaron como líderes y lideresas rurales ante los vecinos de sus veredas.

 

Los semilleristas ven este espacio de participación como un grupo diverso y capacitado que se ha formado como una red de apoyo comunitario. Maritza Quiroz, vocera de mujeres rurales de San Isidro de la Sierra en Bonda, expresa: “El Semillero ha servido para que haya integración entre las comunidades y las veredas, porque muchos de nosotros no nos conocíamos con los de otros corregimientos. Ya nos distinguimos y sabemos que tenemos un propósito que es buscar el mejoramiento de nuestras comunidades”.

 

Con los Semilleros los campesinos trabajan como una red de comunidades en la que todos aprenden, ejecutan y se apoyan de la mano de la Agencia. Por eso, Isabel Frías, lideresa de La Aguacatera en Guachaca, comenta: “esta es una oportunidad para aprender y transmitir a la comunidad lo que me están enseñando en la Agencia. Me han enseñado cosas que no sabía sobre la tierra”.

 

Mientras tanto Ingris Montenegro, campesina de Las Tinajas en Bonda, argumenta que a través de las acciones de comunicación “pudimos llevar el mensaje explícito a toda la comunidad para que quedaran las cosas claras gracias a todas las capacitaciones que hemos recibido”. Así su vecina y compañera de Semillero, Luz Castiblanco, expresa que las actividades comunicativas en el territorio fueron una de las grandes coyunturas para poder exponer hacia la comunidad todo el trabajo que han realizado.

 

Así pues los campesinos que conocen el territorio como a la palma de su mano, hoy son protagonistas de un campo empoderado que encontró en la Agencia las puertas abiertas hacia el progreso y vieron en ella una institución aliada para cumplir el sueño de formalizar y titular los predios de miles de trabajadores de la tierra.

Fotografía de trabajo social de la Ant con la comunidad de San Rafael en Ovejas Sucre
Los miembros del Semillero son los voceros de las comunidades ante la Agencia Nacional de Tierras y los multiplicadores del ordenamiento rural en las veredas.
Llave ANT color verde
Share Post
Cambiar tamaño de texto

powered by Advanced iFrame free. Get the Pro version on CodeCanyon.